sábado, septiembre 09, 2006

DOSSIER: Los Muertos Caminan (Parte I)

Zombies. Muertos que caminan. A diferencia de sus homólogos culturales como El hombre lobo, los vampiros, y demás metaleyendas del folklore popular, el fenómeno zombie siempre se a distinguido en el genero de terror hasta el punto de conformar una rara especie de subgénero.
Un subgénero que a dado obras maestras a un terror tan devaluado y estigmatizado en los últimos años y que unos pocos nuevos directores, con nuevas inquietudes visuales e ideológicas intentan revitalizar mediante un impacto sobrecogedor en el espectador.
Quizás sea el zombie cinematográfico el ser fantástico que menos ha evolucionado en relación a sus congéneres, el hombre lobo por ejemplo pasó de ser un humano que se transformaba únicamente en noches de luna llena (prácticamente cualquier película serviría de ejemplo), a convertirse en un ser capaz de transformarse a su voluntad (Underworld de Lens Wiseman), y el vampiro pasó de ser un romántico bohemio (Drácula de Tod Browning) a convertirse en un ser despiadado y primitivo en toda su extensión (Vampiros de John Carpenter, Jóvenes Ocultos de Joel Schumacher) para finalmente trascender al mundo metafórico en películas tan dispares como Arrebato de Ivan Zulueta o The Addiction de Abel Ferrara (si bien esta ultima si establece el vampirismo como tal, pero desde una óptica absolutamente distinta).
Con el zombie, mas allá de las parodias realizadas no a sucedido así, su evolución mas evidente reside en el origen del propio fenomeno, partiendo de una base ocultista, a un origen mas científico y racional. A partir de este ultimo punto, a sido cuando estas criaturas han tenido detalles evolutivos como la capacidad de pensar a nivel muy primitivo o alcanzar velocidades que anteriormente no eran inimaginables. Pero en cualquier caso, esas leves pinceladas no confeccionan como tal un paso evolutivo tan marcado como el caso del vampiro por ejemplo.

El Origen Real
El fenómeno zombie es una de las practicas del vudú. Si bien muchos establecen su origen en las islas caribeñas, seria reseñable destacar que el nacimiento de esta creencia religiosa –conjunción de catolicismo y practicas tribales- se sitúa en Africa. Pero fue llevada a Haití por los esclavos negros “importados” por los europeos.
A pesar de que se insiste por parte de parapsicólogos y expertos en ciencias ocultas en un origen sobrenatural de la zombificación, parece ser según determinados investigadores, que parte de condicionantes mas justificables que la mera superstición.
El etnobotánico Wade Davis en un viaje a Haití en 1982, descubrió que los hougans (brujos) empleaban unos polvos en el proceso, concretamente dos:
-El primero de ellos llamado Coup de poudre (Golpe de polvo) tenia como ingrediente principal la tetrodotoxina (TTX), una sustancia que se encuentra en el pez globo, oriundo de Japón y las islas del caribe y que con una dosis LD50 de 1mg produce un estado de muerte aparente durante varios días siendo el presunto fallecido consciente de todo en todo momento, algunos científicos citan que podría tratarse también de estramonio.
-El segundo de ellos se empleaba para anular la voluntad de la persona y con la cual se terminaba de zombificar a la victima, en este caso, aun no se a determinado la sustancia probable, aunque no cabe duda de que sería una sustancia psicoactiva.
De esta experiencia, Davis escribió un libro que sirvió de base a Wes Craven para su película La serpiente y el arco iris.
Y es que al final... en un mundo tan propenso a preguntas irracionales y creencias desvariadas, la ciencia puede demostrar que cada aspecto del mundo es tan terrenal como todo lo que habita en el.

¡Están Vivos!
El cine de zombies podríamos dividirlo en dos etapas bien diferenciadas, siendo el punto de inflexión clave aquella película rodada con pocos medios en 1968 por George A. Romero: La noche de los muertos vivientes, que establecería las bases definitivas del subgénero, y cuyos principios fueron aceptados (con variaciones o no) como un decálogo no oficial (pero seguido casi unánimemente) de las características comunes de los muertos vivientes.

-La Primera Etapa
Si reducimos a su mínima expresión la definición como seres sin voluntad propia, podríamos establecer el nacimiento del cine de zombies dentro de aquel movimiento alemán expresionista con El Gabinete del Doctor Caligari, si bien oficialmente e nació con La Legión de los Hombres sin Alma de la cual se hablará mas tarde.
El Gabinete del Dr. Caligari dirigida por Robert Wiene en una época de sublimación cinematográfica presentaba a Cesare, un hombre sin voluntad al servicio de un médico que se dedicaba a cometer crímenes inducido por este ultimo. Estaríamos aquí ante un ejercicio de simplificación del fenómeno, al presentar a un hombre sin voluntad propia dirigido cual marioneta. Seria un interesante debate determinar si estamos aquí ante la primera aproximación al futuro genero o algo que no tiene nada que ver. En mi humilde opinión, partiendo de las investigaciones de Davis estaríamos ante un ejemplo de automatismo (y por extensión zombificación), con lo cual en lo que a mi respecta si aceptaría sin ningún escrúpulo el honor que poco a poco se le va concediendo por parte de mas y mas cinéfilos al filme alemán.
Sin embargo como indiqué anteriormente, el honor de la primera producción que mostraba a los zombies es la película La Legión de los Hombres sin Alma. Ambientada en Haití, Bela Lugosi interpreta al clásico mad doctor que envenena a sus victimas hasta un estado de falsa muerte y los transforma en auténticos muertos vivientes con los que crea un ejercito, mas allá de sus cualidades cinematográficas (o no), estamos ante la primera película oficial sobre estos seres. En 1936, la película conocería una secuela llamada La Rebelión de los Muertos que pasó sin pena ni gloria. Ese mismo año, un cineasta llamado Michael Curtiz (que dirigiría obras maestras como Casablanca o Robin de los Bosques entre otras) se apuntaría al carro con Walking Dead en la que hacia acto de presencia el otro gran icono del cine de terror clásico: Boris Karloff.
Habría que esperar en cualquier caso 7 años para acercarnos a la gran obra maestra del subgénero en su primera etapa. Yo Anduve con un Zombie fue una película de Jacques Torneur (director de otro clásico de la RKO, La Mujer Pantera) producida por el heterodoxo Val Lewton para aquella productora capaz de apostar por alguien como Orson Welles. La película de Torneur a pasado a la historia del cine como una de las grandes obras cumbre de la historia, trascendiendo un genero tan poco reconocido como el del horror. Había zombies efectivamente, en su tradición mas paranormal, pero solo era una excusa para presentarnos una grandísima historia de amor.
Después de esta película, se sucedieron otras como Voodoo Man, Revenge of the Zombies, Zombies on Brodway que presentaba el tema desde una perspectiva cómica con Brown, Carney y Bela Lugosi (nuevamente) como estrellas y como anticipo de lo que serian Abott y Costello posteriormente.
En los años cincuenta siguió la producción de este tipo de películas con menor presupuesto tales como Voodo Island, Voodoo Woman, The Zombies of Mora Tau y por supuesto la película que hizo pasar a la historia a Ed Wood: Plan 9 From Outer Space, una de las peores películas de la historia que presentaba a unos extraterrestres cuyo plan para invadir la tierra era hacer despertar a los muertos y que acabaría convirtiéndose en la ultima película del Drácula por antonomasia (siempre he sido antes de Lugosi que de Lee), hombre abocado a la ruina (Frank Sinatra pagó su entierro), drogodependiente, fallecido en la mas absoluta soledad y olvidado por aquella industria que se hizo de oro a su costa.

-El Nacimiento del Zombie Moderno
La década de los sesenta supuso un declive del zombie clásico a pesar de La Plaga de los Zombies de la Hammer y el blackxplotation The Zombies of SugarHill. La aparición de la primera entrega de la saga de Romero sería el referente de generaciones posteriores.
La noche de los muertos vivientes, con un presupuesto cercano a 120.000 dólares se convirtió en un clásico instantáneamente. Los muertos resucitaban, desconocemos el motivo, y el apocalipsis hacia su aparición. Continuaría el director de raíces portorriqueñas con Zombie, a la cual seguiría en 1985 El Día de los Muertos y a principios del siglo XXI, la que es actualmente la ultima entrega: La Tierra de los Muertos. Romero no se limitó a un jugoso deleite de sangre y vísceras sino que cargó desde la primera entrega metáforas y crítica iracunda como pocos directores mas comprometidos han hecho jamás, realizando así un excelente ejercicio de análisis social de una sociedad cada dia mas cercana al zombie que el mismo reinventó.
La saga en cuestión fue el epicentro de un terremoto que derivó en réplicas y mas réplicas en el genero. Así, la noche de los muertos vivientes conocería un remake (estimable) por parte de Tom Savini, indudable creador de efectos especiales; Zombie también conoció una nueva versión dirigida por Zack Snyder titulada en España Amanecer de los Muertos y que se a convertido con los años en uno de los mejores remakes jamás hechos, y actualmente se prepara una nueva puesta al día de El Día de los Muertos.
También surgirían parodias, como ese clásico llamado El Regreso de los Muertos Vivientes de Dan O’Bannon que conocería infinidad de secuelas, su primera entrega pasaría a la posteridad como obra de culto, y por primera vez los zombies hablaban (¿quién no recuerda la famosa... “cereeeebrrooosssss”?).
La constante de esta eclosión cinematográfica era el gore (con retazos de humor macabro en algunos casos) que décadas atrás nació con Blood Feast.
Italia y España supieron aprovechar el tirón de la emergente llamada de los muertos, así, los creadores del giallo aprovecharían de la mano de Lucio Fulci el tirón de Zombi para crear Zombi 2, cuyo titulo corresponde únicamente a cuestiones de marketing, años después se rebautizaría el filme en España con el titulo Nueva York Bajo el Terror de los Zombies, titulo un tanto engañoso, ya que Nueva York solo aparece al principio y al final de la película y está localizada absolutamente en una isla del caribe. Italia también daría pie a la mezcla de terror, gore y erotismo soft en producciones como Le Notti Erotiche Dei Morti Viventi de Joe D’Amato, director mas orientado en satisfacer su libido que en hacer películas dignas. También en 1979 nacería Zombie Holocaust, que llevaría la perturbadora mezcla de canibalismo y zombie a su máxima expresión. Mientras tanto Fulci, que saltó a la fama con la pretenciosa película que intentaba aprovecharse de un éxito ajeno, siguió con su estela dentro del subgénero con otras películas aun mas olvidables. En España por su parte, directores como Amando de Osorio, Leon Klimovsky o Jesús Franco aportaban su granito de arena al estilo con películas como La Noche del Terror Ciego, El Buque Maldito, La Rebelión de las Muertas o Virgen Entre Los Muertos Vivientes (siendo esta ultima una mezcla de porno soft y terror). El francés Jean Rollin también aportaría lo suyo con Le Lac Des Mortes Vivants, no merece mas comentarios este director mas dedicado a hacer un “cine” de terror con profusión de senos y vaginas en sus películas y con alto contenido lésbico.
La década de los 90 relegaría al ostracismo al genero, los zombies se convertían interactivos (posteriormente se trasladarían al celuloide con engendros como Resident Evil o House of the Dead) gracias a las consolas de nueva generación, y los videoclubs eran carne de cañón de este tipo de películas con infinidad de producciones olvidables y secuelas y mas secuelas.
Pero un director nos hizo mirar en el mapa cinematográfico Nueva Zelanda con una de las mas divertidas salvajadas del genero: Braindead, del posteriormente multipremiado Peter Jackson. En 1992, el director de Wellington asombró al mundo su particular fiesta ultragore en una película que en principio iba a ser una coproducción con España. Muchos analistas indican que los zombies murieron con el filme de Jackson, yo no soy de esa opinión aunque si es cierto que fue una película definitiva dentro de esta escena que dejaría el revival en estado comatoso por sus infinitas virtudes.
En los últimos años, y siguiendo la estela de mediocridad ponderante en la década de los 90, muy pocas películas han conseguido tener la relevancia suficiente como para poder erigirse en dignas sucesoras del movimiento iniciado a finales de los años sesenta en Pittsburg. Solo la industria británica con dos interesantes propuestas ha sido capaz de que el pez mueva la cola en lo que parecen ser los últimos estertores de un genero que necesita nueva savia. Además de las citadas Amanecer de los Muertos y La Tierra de los Muertos (a las cuales habría que añadir la australiana Undead y el minimalismo experimental de Robin Campillo en La Resurrección de los Muertos), ambas excelentes, hay que destacar las producciones anglosajonas 28 Dias Después y Zombies Party. La primera de ellas incide en esos ambientes apocalípticos y nihilistas que ha caracterizado como norma general toda esa ola generacional cargada de pesimismo. Con un tono semidocumental aterrador (gracias al empleo de cámaras digitales y el buen hacer de un director del calibre de Danny Boyle) y unos 15 primeros minutos merecedores de formar parte de los anales de la historia del cine, el director de Trainspotting construyó una de las mejores películas de genero fantástico de los últimos años. La segunda en discordia es la parodia que necesitaba el genero, humor británico puro y un referente sobrecargado de referentes, cuyo mayor defecto reside en una ultima media hora a la que se le han agotado las –desternillantes- gracias del metraje previo.
Seria reseñable resaltar un aspecto, y es que desde La noche de los muertos vivientes, muy pocas películas han “osado” a denominar a los hijos del infierno como zombies, usando mas el termino “muerto viviente”. Y es que parece que hay cierta fobia a denominarlos tal cual son. O quizás se deba mas a un acto de racionalidad aparente, ya que el zombie histórico tiene unas connotaciones unánimemente esotéricas en el colectivo, mientras que las epidemias posteriores a esa generación clásica tienen en armas biológicas, invasiones extraterrestres o cualquier otro motivo pseudocientifico su origen.
Para finalizar con este breve repaso...el futuro no parece nada halagüeño, sin embargo, tarde o temprano, uno de los mitos mas recientes de nuestra cultura contemporánea volverá renovado de fuerzas a la gran pantalla, es probable que su destino sea el que le dio George Romero y que con buen acierto le a dado Joe Dante en Homecoming (donde los soldados muertos en la guerra de Irak renacen para ejercer su derecho a voto en una de las mas despiadadas criticas a la administración Bush) para la serie norteamericana Masters of Horror, plantear el subgénero como fiel reflejo del mundo que una sociedad tecnificada como la nuestra está creando, es lo que lleva haciendo durante casi 40 años el reinventor de uno de los seres mas aterradores del subconsciente colectivo.


Nota: Este texto es de libre distribución siempre que se cite la fuente de origen.


4 Comentarios:

At 1:43 a. m., Anonymous Anónimo A dicho...

Un artículo excelente, se merece estar en la wikipedia. Espero ansioso la segunda parte.

 
At 1:10 p. m., Blogger Gemma A dicho...

Lo mismo digo :)

 
At 7:16 p. m., Blogger Javier Moreno A dicho...

Ufff, muchas gracias, la verdad es que a la gente le está gustando en general, en los proximos dias postearé la segunda y tercera parte, y quizás un anexo que me han sugerido por ahí.

 
At 6:35 p. m., Blogger Sergio A dicho...

Uno de los mejores artículos sobre el tema que jamás he leído. Fantástico, sigue así.

 

Publicar un comentario

<< Home