viernes, marzo 07, 2008

Deliciosa Babette

En el blog Nano-historias, mi estimada amiga Alazne, escribía el siguiente post. Huelga decir que lo señalado por Alazne es algo con lo que coincido plenamente, pero mas allá de su verdadera intencionalidad en el citado artículo, me quedo con la película que cita inicialmente, Deliciosa Martha, película alemana que recientemente a conocido un remake americano con Catherine Zeta Jones y Aaron Eckhart titulado Sin reservas. El filme germano tiene como eje contextual la gastronomía, y es por ello que en estos instantes no puedo sino acordarme de otra película que tenía en el arte curinario uno de sus principales leit motiv. Me refiero a la danesa El festin de Babette, ganadora del oscar a la mejor película extranjera en 1987.


La película, ambientada en el siglo XIX, narra la llegada a una aldea remota de Dinamarca de Babette, una mujer que ha escapado del terror desatado en Paris. En dicha aldea, la mujer será acogida por dos ancianas cuya puritana educación las obligó a renunciar a la felicidad. Babette, en agradecimiento, decide corresponder, tras ganar un premio de loteria, con una cena en la cual estarán invitados los habitantes del pueblo para que disfruten de las delicias de la gastronomia francesa ante la cerrazón del dogmatismo en el que viven encerrados.
Una película tremendamente simple y sencilla pero que maravilla los sentidos, especialmente el del paladar, os recomiendo que la veais con el estomago bien lleno o sino acudireis raudos a la nevera a devorar todo lo que encontreis a vuestro paso. Os lo digo por experiencia. No os la perdais.

PD: Intentaré antes del domingo, y debido a las elecciones generales, publicar a lo largo de mañana, las propuestas de los diferentes partidos políticos en lo correspondiente al cine español. En caso de que me resultara imposible por diferentes motivos, el lunes actualizaría el blog con una entrada sobre la política que el partido político ganador va a llevar a cabo respecto al cine nacional en los próximos cuatro años. En cualquier caso, como muchas veces he dicho, y en concordancia con otros medios de comunicación y compañeros cinefilos, la mejor medida posible para salvaguardar el cine patrio es copiar el modelo francés.

1 Comentarios:

At 10:36 a. m., Blogger Nano-Historias A dicho...

pues oye, que me apunto.

claro que lo suyo sería copiar la versión francesa, pero tengo una objeción, y eso que el público español no es el público francés, en general el cine tiene más truños que otra cosa, a diferencia del cine francés, nosotros no valoramos nuetsro cine apenas, los gabatxos síl.

 

Publicar un comentario

<< Home