martes, junio 19, 2007

CRITICA: Millennium Actress

FICHA TECNICA

T. Original:Sennen Joyu
Pais:Japón
Año:2001
Genero:Animación
Director:Satoshi Kon
Guion: Satoshi Kon, Sadayuki Murai
Musica:Susumu Hirasawa
Reparto:Animación



SINOPSIS

En el pasado, Chiyoko Fujiwara fue la estrella de cine dominante del panorama cinematográfico japonés hasta su súbita desaparición de la imagen pública hace treinta años. Uno de sus mayores admiradores, el realizador de documentales Genya Tachibana, viaja hasta el apartado refugio de montaña en el que tiene su hogar para entrevistarla. Una vez allí, entrega a la que fuera su ídolo de juventud una vieja llave que encontró entre los restos de su antiguo estudio y como si la llave hubiera abierto la puerta de su memoria, Chiyoko comienza a recordar la historia de su vida. De esta forma, viaja desde el remoto pasado hasta el distante futuro a través de mil años, traspasando la frontera que separa la realidad de las películas que han formado gran parte de su vida...

CRITICA

La llave de lo más importante que existe
Si tras el estreno de Perfect Blue, el mítico director de cine Roger Corman dijo que era como si Disney y Hitchcock se hubieran puesto de acuerdo para hacer una película. ¿Qué deberíamos decir de Millennium Actress?, quizás un paralelismo del combo Disney/ Max Ophüls sería el más adecuado.
Satoshi Kon es hoy por hoy uno de los grandes renovadores del anime japonés. Su cine, más cercano a un estilo norteamericano, con reminiscencias lynchianas donde juega con dobles realidades y espejos, invoca al espectador a que no solo se deje llevar por la historia, sino a través de sus múltiples lecturas desentrañe el misterio que oculta. Millennium Actress no es una película que se deba ver una vez, hay que disfrutarla varias veces, para entender a la perfección, como los pequeños detalles hacen encajar un puzzle maestro.
Poco importa en este caso el dibujo, premeditadamente japonés, alejada de la moda occidentalista. Aún poseyendo algunos trazos realmente bellos, y a pesar de jugar constantemente con el blanco y negro o una imagen mas descolorida en momentos puntuales, resulta lo menos relevante. Porque el punto fuerte del filme, se encuentra en aquello que no se ve, en aquello que cuenta: La búsqueda de un sueño que nos permite seguir viviendo.
El hilo conductor es una llave, un objeto material, inerte, que como comprobamos es todo un símbolo y un cúmulo de intenciones, es mas, encontramos una sugerente metáfora en la cual el citado objeto abre las puertas de un pasado olvidado. El de una actriz que quiso ser actriz con la esperanza de encontrarse con un hombre, al que vio fugazmente y del cual se enamoró perdidamente. Es esa condición de actriz, la que mediante flashbacks, distorsionan la realidad de su vida. En tanto que el cine es una ficción, Chiyoko, como actriz de múltiples personalidades encarnadas a lo largo de su carrera cinematográfica, a la hora de narrar su vida, mezcla las historias de las películas en las que ha trabajado con su vida porque es la única manera que tiene de recordar aquello que persiguió con tanto anhelo, un sueño, algo quizás imposible, pero que la mantuvo mas viva que nunca. El hecho de que la protagonista fuera actriz le permite al director jugar de nuevo con las dobles realidades y ficciones que ya puso de manifiesto en Perfect Blue, uno de los mejores thrillers de la pasada década. Chiyoko, como mujer anciana con los recuerdos distorsionados por su labor en las producciones cinematográficas japonesas, se convierte así mismo en la guía de los últimos mil años de historia japonesa, en la cual tienen cabida algunos de los momentos históricos del pasado del país del sol naciente. Se convierte así en testigo de la evolución del cine japonés (en los cuales se homenajea a los grandes directores del genero, en uno de los más hermosos guiños a los cinéfilos), se convierte en representante de la evolución histórica de una sociedad, en los cambios que afectaron a un país tan enigmático y fascinante. Pero por encima de todo, Chiyoko representa lo más profundo del ser humano, representa el amor, el sueño de seguir viviendo por lograr encontrar algo que una vez perdió, así lo dice ella en un momento de la película “el deseo de reencontrarme con él me mantuvo viva”, y es ahí donde reside la grandeza del filme. En un personaje que busca desesperadamente, a lo largo de mas de 30 años, reencontrarse con algo efímero, con una sombra de lo que fue una vez, con alguien que quizás no la recuerde, en uno de los más trágicos y bellos actos de amor del cine contemporáneo, es por ello la comparación previa con Ophüls y su magistral Carta de una desconocida (Chiyoko se convierte en una especie de Joan Fontaine). No es de extrañar por tanto, que entre semejante aglutinamiento de sentimientos y emociones, la película hiciera llorar a las plateas de mas de la mitad de los festivales en los que se proyectó, porque al final, entre tanta humanidad de un personaje con el cual, aquellos que una vez tuvimos un sueño, tanto compartimos, llorar de emoción es lo menos que puede pasar. No hay pie a la reflexión, no hay pie a aspectos metafísicos, solo hay lugar para los corazones que persiguieron un sueño, así de sencillo, así de complicado, así de magistral. Por que entre tanta belleza, tanto impacto emocional, nos encontramos ante una de las mejores historias surgidas del corazón durante este siglo, un filme con urgente necesidad de reivindicación. Al final, todo se reduce a perseguir un sueño, y quizás nunca lo logremos, pero lo importante es perseguirlo. Millennium Actress, sin el efecto mediático de obras como El viaje de Chihiro, es mas que uno de los mejores animes de la historia, es simple y llanamente una obra maestra del séptimo arte. Lástima que sea tan desconocida en occidente.

Lo mejor: Es una película para ver, dejarse llevar, disfrutar y emocionarse. Pocas películas pueden presumir de ser prácticamente perfectas.

Lo peor: En ocasiones el cámara desentona demasiado en la película, humorizando momentos que no deberían ser tales.

PUNTUACIÓN:


A Syl, amiga especial a la que aprecio con todo mi corazón. Espero que pronto puedas disfrutar de esta maravilla tanto como yo lo hice. Un beso enorme. Sé que te gustará, pero coge unos kleenex cuando vayas a verla.


2 Comentarios:

At 7:11 p. m., Blogger SyLº A dicho...

Ya lo he leído y esperaré entonces verla, la buscaré, palabra que sí. Gracias por la dedicación, yo te agradezco de verdad tu aprecio enorme hacia mi. Con estas cosas uno se siente bastante honrado, asi que ya sabes, el cariño es mutuo. :)

Un abrazo a distancia y obvio que no olvidaré los pañuelitos! :)

 
At 7:14 p. m., Blogger Javier Moreno A dicho...

Espero ansioso Syl, que cuando la veas, escribas una crítica en tu maravilloso blog, pq se que te gustará y que necesitarás hablar de ella. Estaré atento. Gracias a ti por ser mi amiga, de verdad, eres de lo mejor que nunca he conocido y lo sabes. Besos mil amiga mia.

AMZ

 

Publicar un comentario

<< Home